Tres pilares fundamentales del futuro del e-commerce

En los últimos tiempos, las redes sociales y el eCommerce han crecido de una manera acelerada, alcanzando cada vez a más usuarios y consumidores, y ya no es raro que las marcas incluyan las redes sociales en sus estrategias de ventas: el llamado social ecommerce ha llegado para quedarse, por lo que anticiparse a las tendencias futuras en este campo se vuelve indispensable para cualquier negocio.

El social commerce puede definirse como una subcategoría del comercio electrónico que utiliza las redes sociales y la interacción que ellas logran con los usuarios para mejorar la compra online.

Si bien parece sencillo, la realidad es que va mucho más allá de “vender en redes sociales” ya que las acciones del social commerce deben planearse en conjunto con una estrategia global de marketing digital, una forma de crear sinergias y no solo de abrir nuevos canales de venta.

Una de las principales características diferenciadoras del ecommerce, es el ciclo de venta, pues en este caso la venta se lleva a cabo en el sitio web, tras una búsqueda que realiza el potencial cliente, mientras que en el social commerce la venta llega a través de la relación sostenida en el tiempo con el usuario (además de por otros factores, como la recomendación entre los mismos usuarios).

Es por ello que muchas empresas aún no logran conseguir una verdadera ventaja competitiva al utilizar el social commerce ya que no saben aprovechar la influencia que este canal puede tener en el consumer journey de sus clientes, en gran parte debido a la falta de conocimiento y de perfiles expertos en marketing digital. Por ello, una vez más recomendamos formarse si este es tu caso para obtener todas las habilidades para dominar ecosistemas digitales. Además, ten en cuenta que el uso de las redes sociales y los mismos usuarios cambian a lo largo del tiempo, y es necesario conocer las últimas tendencias para adelantar las acciones y adelantarse al futuro del social commerce.

Analizando el futuro del social commerce podemos destacar 3 grandes pilares: áreas que se han visto impulsadas por la pandemia del Covid-19 y que con base en una combinación de contenidos, vídeo, eCommerce y tecnología podrán ayudarte a encontrar la fórmula ideal para integrar tu estrategia de social commerce. Estos pilares son:

Tecnología

Los procesos de digitalización se han acelerado en los últimos meses, y para un aumento considerable de la actividad hace falta que la tecnología también evolucione. Así, compañías como Vodafone o Telefónica apuestan actualmente por el 5G, y sin duda veremos su despegue en muy poco tiempo, lo que representará un cambio global.

Esta tecnología no solo repercutirá en el PIB Global sino que facilitará la conexión de las cosas: permitirá que los vehículos se comuniquen con la infraestructura —carreteras, semáforos, señales…— o, por ejemplo, en el área de la salud se usará la inteligencia artificial para ofrecer diagnósticos más precisos y automatizar muchas tareas.

Vídeo

Sabemos bien que el vídeo es una parte muy importante para el eCommerce, pero también para la comunicación digital en general. En España hay más de 24 millones de usuarios que consumen de forma frecuente este tipo de contenido y todas las redes sociales y plataformas digitales compiten para ser los nuevos “televisores” mientras integran contenidos más dinámicos en vídeo, una tendencia que continuará en crecimiento.

Estas mejoras se extienden hasta la adquisición del tráfico orgánico e incluso a nivel transaccional ya que pueden aumentar las conversiones a doble dígito dependiendo del sector. Toma en cuenta que los algoritmos cambian de forma continua y lo hacen a favor del vídeo.

Según el MIT, el vídeo se procesa en el cerebro a una velocidad de 13 milésimas de segundo, así que en una «economía de la atención» se ha erigido como radicalmente importante seguir reforzando esta área. Y crecerá durante años. Ya solo pensamos en el auge de plataformas como Caffeine o Quibi, por no hablar de TikTok.

IA conversacional

La inteligencia artificial ya está entre nosotros, y su vertiente conversacional es ya una clave para la experiencia de usuario, y será cada día más importante para generar ventas online. En esencia, este es un sistema en el que convergen tres tecnologías independientes: la inteligencia artificial, las apps de mensajería y el reconocimiento de voz.

Estas tecnologías son conocidas desde hace décadas, pero la unión de ellas está cambiando por completo el juego: en 2025 se espera que se inviertan en ello más de 232.000 millones de dólares.

Así, el social commerce se consolidará en el futuro próximo: Instagram con sus directos, WhatsApp y su integración de catálogos de eCommerce y pagos directos o la capacidad de algunas cuentas de YouTube permitirán que los creadores de contenido puedan promocionar mejor y de forma más profesional los productos y servicios de las marcas, y así mejorar aún más las ventas.

Y es que a medida que la atención del usuario se vuelve más efímera, los usuarios prestan cada vez más atención a terceros que colaboran con marcas como una forma de reforzar su confianza en ellas.

El social commerce abre una puerta a la combinación entre creadores de contenidos o influencers, la tecnología y el contenido. De acuerdo con ESIC, en EE.UU. más del 40% de los usuarios activos de internet han publicado un vídeo en tiempo real, mientras se espera que la industria del live streaming supere los 70.000 millones en 2021 y la del eCommerce represente el 17% del total de las ventas retail: dos grandes universos que se extenderán a través del social commerce.

Fuente: Marketing4Ecommerce

marketing, tecnologia, marketing empresarial, ecommerce, social commerce, consumer journey, inteligenciaartificial

Síguenos en nuestras redes sociales