Cataluña cesa a la cúpula de trabajo por el fiasco con la ayuda autónomos

La mala gestión de las ayudas de 40 millones de euros que la Generalitat activó para los autónomos para paliar la crisis económica en sectores como el de la restauración ha acabado pasando factura al Departamento de Trabajo, encargado de su tramitación telemática.

Por sorpresa y a última hora de la tarde del lunes, el Consejero de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Chakir El Homrani, cesó a toda la cúpula de su departamento.

El fiasco que, justo hace una semana, se provocó con el colapso de la plataforma digital diseñada para acceder a las ayudas, y que no solo se agotaron en 48 horas sino que solo pudieron acceder el 10% de los que optaban, ha sido la gota que ha colmado el vaso en un departamento que, en manos de Esquerra Republicana, la dirección de Homrani ya se mostró ineficiente e ineficaz con la gestión de las residencias geriátricas en los primeros meses de la pandemia, unas atribuciones que acabaron por traspasarse a la Consejería de Salud.

En esta ocasión, el problema se ha resuelto con el cese del hasta ahora secretario general de la Consejería, Josep Ginesta, que ha sido sustituido por Oriol Amorós, exsecretario de Igualdad, Migraciones y Ciudadanía del mismo departamento; y por Enric Vinaixa, que asumirá las tareas en Relaciones Laborales. Asimismo, se producirá el relevo de Francisco Iglesias como secretario de Asuntos Sociales, por Marta Cassany, que desempeñaba esta misma tarea en la provincia de Tarragona.

El malestar por las actuaciones de la Consejería ya había desatado las críticas de los partidos de la oposición, que el martes insistían en que Homrani presentara su dimisión. No obstante, la situación política actual en Cataluña con un Ejecutivo sin presidente tras la inhabilitación de Quim Torra y a punto de poner fin a la actual legislatura por la prevista convocatoria de las elecciones catalanas el 14 de febrero, harían inviable una sustitución de un consejero. La única opción que tendría el Govern, ahora dirigido en funciones por el vicepresidente republicano Pere Aragonès, sería traspasar las responsabilidades a otra área pero, según fuentes del Ejecutivo, esta opción se descarta dado el contexto de crisis sanitaria y económica.

El líder de Ciudadanos en Cataluña, Carlos Carrizosa, lamentó "la incapacidad del Govern para enfrentarse a las consecuencias sociales y económicas de la segunda ola de coronavirus, después del caos de las ayudas a autónomos y pymes por culpa de las peleas entre los socios del Ejecutivo".

De hecho, la actuación del consejero republicano Homrani ha sido una más de las discrepancias entre los republicanos -de quienes además de Trabajo depende Salud y Educación- y JuntsxCat. Mientras ERC aseguraba que con la medida el consejero buscaba "un revulsivo" para "reforzar, muscular y dotar de nuevas perspectivas algunas de las áreas clave como Asuntos Sociales y Trabajo, desde JuntsxCat se reiteraba que la semana pasada ya solicitó un "golpe de timón" en el departamento con medidas inmediatas. "Estamos convencidos de que el consejero dará las explicaciones por las que ha tomado esta decisión", insistió el presidente de JuntsxCat en el Parlamento catalán, Albert Batet.

Fuente: elEconomista.es

autonomos, pandemia, ayudas, Cataluña, Generalitat, ConsejerodeTrabajo

Síguenos en nuestras redes sociales