• Inicio
  • INNOVACIÓN
  • El centro de datos que sumergió Microsoft hace dos años en el fondo del océano, solo ha sufrido fallos en una octava parte

El centro de datos que sumergió Microsoft hace dos años en el fondo del océano, solo ha sufrido fallos en una octava parte

En junio de 2018, Microsoft anunció su proyecto Project Natick,  que consistía en sumergir un centro de datos con 864 servidores en el fondo del océano para comprobar si es más fácil mantenerlo bajo el mar que en la superificie. Dos años después el experimento ha sido todo un éxito. 

Al almacenar datos en la nube o en Internet, en realidad nuestros datos quedan alojados en un servidor físico de una gran compañía, en este caso Microsoft. Mantener estos servidores no es una tarea fácil, y se han desarrollado a lo largo del tiempo, distintas ideas para mantenerlos estables o perseverar los datos. Otro ejemplo curioso que Microsoft ha llevado a cabo, es guardar una copia de seguridad de GitHub en el Ártico, para los próximos 1000 años. 

Microsoft ha vuelto a sacar a la superficie el centro de datos. Ha estado sumergido a unos 35 metros de profundidad, durante dos años. En estos momentos revelan ciertos detalles acerca de por qué consideran que el experimento ha sido un éxito y los datos que han podido obtener gracias a ello. 

Supuestamente bajo el agua, un centro de datos, según el equipo de Microsoft, sería más estable y suficiente energéticamente. En tierra los centros de datos están expuestos a muchos más factores externos de los que se dan en el fondo del mar. Por lo que requiere más mantenimiento y consumo de recursos. Al mismo tiempo que Microsoft sumergió el centro de datos bajo el agua, puso otro en marcha prácticamente idéntico en la superficie, y ahora están comparando los resultados. 

El centro de datos bajo el agua, solo tuvo una octava parte de los fallos respecto al que se encontraba en tierra firme. En la superficie, los centros de datos enfrentan problemas como oxidación, humedad o control de temperatura, debido a las variaciones del día y la noche. Bajo el mar la temperatura es más constante, y la cápsula contenedora estaba herméticamente cerrada al exterior. 

El aspecto negativo es la reparación de un centro de datos a metros de profundidad bajo el agua. A pesar de eso es energéticamente más eficiente y una excelente idea para colocar centros de datos en zonas  costeras con una masa de agua considerable cercana. 

El siguiente paso para Microsoft es demostrar ahora que estos centros de datos se pueden recuperar fácilmente, reciclar o cambiar por otros nuevos una vez llegan al final de su ciclo de vida útil. 

Fuente: Xataka

microsoft, datacenter, centro de datos, submarine, submarino

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí